Raquel Papalardo – “Una escuela – una política de reconstrucción”

Las escuelas son las instituciones donde los estudiante
son la razón de ser de las mismas y es donde
el proceso de enseñanza y aprendizaje se constituye
en un acto de amor, de confianza, y de solidaridad.

Los maestros y profesores no sólo son actores clave de la enseñanza, sino también la parte interesada en mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje con calidad y con dignidad. Docentes y alumnos son integrantes de un sistema educativo donde los vínculos entre quien enseña y quien aprende no generan una simple transferencia del conocimiento, sino que se crean las posibilidades para el proceso de elaboración y apropiación del conocimiento. El diálogo implica un encuentro para la transformación del mundo.

Hago referencia en este trabajo no sólo al encuentro en las aulas, sino fundamentalmente al proceso que es propio de las instituciones educativas. Se trata de la experiencia de una gestión escolar.

 

  1. Una gestión entre dos posturas políticas

En el mundo del siglo XXI se registran consecuencias adversas de las políticas neoliberales ortodoxas, conducidas e impuestas por el mercado y las potencias mundiales. Vivimos en un conflicto permanente entre la sociedad y aparatos gubernamentales en tanto actos históricos que instalan el achicamiento del Estado como requerimiento del mercado.

Intento referirme, a lo largo de la nota al conflicto entre la Educación Pública de Gestión Estatal (que requiere fuerte apoyo y acompañamiento del Estado) y el neoliberalismo (donde la educación es un objeto de mercantilización).

Este análisis toma como caso modelo mi experiencia como Rectora de una escuela pública que tuvo que luchar enfrentando cuestiones políticas educativas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en un contexto neoliberal, débil al principio, a partir del 2007. Este enfoque político coincide con mi llegada a la Rectoría.

Empecé mis funciones en una escuela desarticulada desde lo edilicio, lo administrativo y lo pedagógico. La reconstrucción de la institución nos demandó una tarea enorme, en una escuela con tradición de maestros, alumnos y directivos varones (con excepción de una rectora mujer en la década de los 80).

El inicio de la gestión personal fue difícil. El episodio de caída de un cielorraso dejó una comunidad escolar distribuida en 8 sedes, mientras se desarrollaban las reparaciones edilicias y la detección de anomalías estructurales graves (gobierno de Telerman en la CABA).

Gracias a la comunidad movilizada de la Escuela Normal Mariano Acosta, y algunos acuerdos con el Gobierno de ese momento pudimos regresar, después de 4 meses externalizados, a la escuela, luego de una intensa presencia, reorganizándonos junto a familias, cooperadores, docentes, no docentes, alumnos, ex alumnos y directivos. Una nueva escuela se avecinaba.

En diciembre del 2007 asume Macri con el PRO (Propuesta Republicana), pero en el contexto Nacional, gestionaba un gobierno con características diferentes, socialmente inclusivas, con una mirada puesta en la ampliación de derechos, monitoreando activamente a todas las jurisdicciones. Se garantizaban condiciones laborales, salariales y herramientas pedagógicas, mediadas por acciones gremiales y legislativas.

Este desembarco del PRO en el Estado de la Ciudad Autónoma fue imperceptible en los inicios de sus prácticas y en las decisiones en políticas públicas que permitirían aplicar las acciones posteriores. En apariencia era  una gestión inocua y de gradual observación.

Pero de a poco comienza una demonización de lo público, los subsidios disminuyen porque son mala palabra. Se inicia una ceguera política que horada lo público, lo igualitario, la convivencia con los derechos sociales y la participación.

En el caso que relato, por lo tanto, hay que destacar que coexisten dos concepciones políticas enfrentadas en discursos, prácticas y valores pedagógicos. Por ello la escuela se desarrollaba entre dos sistemas diferentes en cuanto a miradas educativas, aunque la comunidad escolar, en gran parte se hizo cargo del discurso inclusivo.

Para entender las necesidades comunes de la escuela que gestionaba hay diferentes planos:

– La experiencia institucional respecto de la infraestructura

Aquí quisiera hacer un paréntesis porque las notas, las reuniones y finalmente la “toma” del edificio fueron acciones que se llevaron a cabo desde que me hice cargo de la Gestión Institucional, en el 2007. Había riesgo de vida por la caída de mampostería.

En octubre del 2010 cayó un trozo de cornisa sobre el patio del frente, afortunadamente en un espacio no transitado por los estudiantes ni por adultos…. podría haber caído en otro espacio. Al ver el trozo de mampostería que se había desprendido me reuní con docentes, y Centro de Estudiantes, comentando la gravedad de la situación. A partir de aquí los estudiantes de los niveles medio y terciario, junto a docentes, familias y la rectora decidimos suspender las clases y establecer que no retomaríamos las actividades hasta que restauren el edificio. Así a fines del 2010 comienzan las obras, meses anteriores se habían reparado las escaleras laterales en un proceso controlado por una comisión conformada por docentes, estudiantes y familias.

Planteo esta situación en relación a lo que ocurre en muchas escuelas de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires, que están en situación de alta vulnerabilidad, y especialmente en la circunstancia de la pérdida de dos vidas docentes, como en la Escuela de Moreno. Los directivos estamos a cargo de todos y todas los que transitan por los espacios escolares, por ello debemos exigir a los funcionarios responsables en la Jurisdicción, la sostenibilidad de las instituciones educativas. Es responsabilidad del Estado.

De allí los permanentes reclamos como ejercicio cotidiano ante los responsables de educación. Una vez que se los notifica, los funcionarios son responsables. No es un gasista o un techista, sino el gobierno quien ejerce su función.

La situación edilicia no fue resuelta hasta el 2011. Los techos permanecieron mallados para evitar caída de mampostería. Estábamos en manos de un gobierno PRO, donde el modelo político de obra pública todavía se decidía por una licitación. La empresa que comenzó con el proceso de restauración, la realizó en aproximadamente 2 años y medio.

– El presupuesto y la escuela

Entre otras acciones el Ministerio de Educación de la CABA quitó los subsidios de mantenimiento de la escuela a la Asociación Cooperadora, y concedió el mismo a una empresa terciarizada que no resolvió más que el 15% de las necesidades. El resto de las reparaciones corrieron por cuenta de la Cooperadora y del salario de la Rectora.

Observando el abandono del Estado, se veía que no llegaban materiales de limpieza, en una escuela con 2500 (dos mil quinientos) niños, niñas, adolescentes y adultos estudiantes y más de 500 entre docentes y no docentes. La Asociación Cooperadora, con fondos propios, que son entregados por las familias a lo largo del año, se hacía entonces cargo de los productos, porque recibía del Ministerio de Educación dos kitts de limpieza por mes para cubrir 10000 m² de superficie cubiertos.

– En relación a los subsidios que el Estado debe aportar para sostener las escuelas públicas la situación era la siguiente:

Los aportes del Estado a la Cooperadora sólo se enviaban en dos cuotas al año para sostener algunos materiales para la enseñanza y administración. Dicho subsidios alcanzaban a 8 pesos (por año), por alumno para todo concepto, en el año 2007, que aumentaron a 15$ por cada estudiante, al 2017. Sabemos de la subejecución del presupuesto educativo y que además ha disminuido del 30% en el 2007, dejado por el Gobierno de Telerman-Ibarra, al 18% en el 2018, (Gobierno de H. Rodríguez Larreta luego del Gobierno de M. Macri)

– La becas como respuesta a las necesidades estudiantiles:

Se luchó por las becas para estudiantes con necesidades socioeconómicas no alcanzadas, se logró, luego de varias reuniones y una “toma” de la escuela por los estudiantes (2008) la Ley de Becas que fue sancionada. Benefició a todos/as los y las estudiantes de las escuelas medias de la Ciudad de Buenos Aires, pues hoy las reciben estudiantes que lo necesitan. El valor es de un salario mínimo por año. Hoy la indagatoria a las familias para otorgarle la beca es feroz.

– El proyecto pedagógico

Según los ítems analizados en estos años en que comenzaba a organizarse el neoliberalismo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hubo muy escasos aportes en infraestructura y herramientas pedagógicas desde el Estado jurisdiccional.

Sin embargo llegó desde el Gobierno Nacional, con otra mirada sobre la política educativa, partidas presupuestarias para aplicar en numerosos proyectos y entrega de materiales tales como por ejemplo: libros de diferentes temáticas editados por el Ministerio de Educación de la Nación, de autores muy reconocidos; la formación de Maestros Profesores y Directivos de todo el país dentro del Programa Nuestra Escuela para todos y todas los docentes del país, gratuitamente, y la posibilidad de generar cursos desde las instituciones Formadoras de Docentes,  para que otros maestros y profesores,  desde otros lugares del país pudieran hacer ese mismo recorrido. De todos los programas que estaban en marcha, en el 2017, sólo subsistía el Plan Mejora.

La escuela desarrolló numerosos proyectos participativos por contar con Proyecto 131, y Profesores por cargo; además se permitió Proyectos de investigación y extensión para los niveles medio y superior, con el apoyo del Ministerio de Educación de la Nación y otros organismos nacionales.

Desde la comunidad se formuló un Proyecto Escuela, inclusivo, donde la Educación Sexual Integral (ESI) y el respeto a la Diversidad cultural, la Memoria Institucional y la formación en DDHH fueron la meta.

Desde lo pedagógico, se fundó el Archivo Histórico y Museo, al que se le sumó, luego la Biblioteca Histórica, conformándose así Los espacios de Memoria. Fue una instancia clave para la conciencia de los Derechos Humanos.

Una escuela que surge de las cenizas en el 2007, se fortalece con un Proyecto Educativo cuyos ejes han sido: sostener los Espacios de Memoria Institucional, la permanencia y articulación de los diferentes niveles educativos: Primaria, Secundaria y Terciaria (Formación de Maestros), Postítulo de Políticas de Infancia, y la creación del Nivel Inicial desde el 2015.

La propuesta de extensión hacia el barrio y hacia el interior del país con viajes de estudio reforzó la imagen institucional, también hacia el país vecino, Brasil. Todo se sostuvo con gran esfuerzo desde la Comunidad de una ESCUELA NORMAL, más que centenaria (144 años). Recordemos su fundación por Mariano Acosta, Vicepresidente de la Nación y por Domingo Faustino Sarmiento en 1874, Director General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires2.

– El nivel Inicial como logro de la Comunidad Educativa

Durante seis años la Comunidad solicitó al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a través del Ministerio de Educación, la apertura del Nivel Inicial, nivel con el que la escuela no contaba porque desde su origen fue una escuela de varones, (nivel primario y secundario) con una cultura institucional difícil de modificar. Recién en 1987 se hizo mixta.

Se hicieron numerosas reuniones con el Ministerio de Educación de la CABA, se presentaron notas convertidas en expedientes solicitando la apertura del nivel, se vio la factibilidad de su instalación a través de la supervisión en el 2013, y, finalmente a fines del año 2014 se tuvo en cuenta el proyecto varias veces presentado. Fue autorizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Ministerio Educación, en el año 2015: sala de cuatro y cinco años. Con muy pocos gastos terminamos las familias reparando el espacio del SUM y los bañitos para poder comenzar con esa sala de tres años, el 8 de marzo de 2016. Aquí se observa la falta de presencia del Ministerio de Educación de la CABA.

– Como síntesis

La comunidad educativa y todos los recursos con que cuenta hoy el Nivel Inicial fueron donados por las familias y por la SENAF (Secretaría de niños, niñas adolescencia y familia) dependiente de la Nación, excepto mesas y sillas para el nivel aportadas por el Ministerio de Educación de la CABA.

 

  1. Lógica y política neoliberal: Impacto en el sistema educativo en el siglo XXI

En el 2015 se inicia con profundidad el gobierno neoliberal, se manifiesta con gran poder la falta de interés por lo público, y, aunque con discursos ambivalentes no hay preocupación por la educación. Hay propagandas que hablan de lo público, pero a nivel cotidiano hablamos del ‘cinismo’.

Citan a pedagogos prestigiosos pero insisten en su visión: lo público es malo, ineficiente, etcétera. El Presidente de la Nación Ingeniero Mauricio Macri ha dicho en cierta ocasión que algunos “han caído en Educación Pública”.

Por otro lado desde el 2015 este neoconservadurismo no sólo gobierna en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, también está en el Gobierno Nacional, tiene una mirada revanchista hacia la oposición, designada por este gobierno como ‘populista’. Aclaremos que ‘re-semantizan’ el término ‘popular’ como populismo barato.

Es quizá el momento oportuno para hacer un paréntesis y citar un clásico del tema neoliberalismo: “Empero, la mercantilización del Estado recrudecen los servicios públicos sobre todo en la educación y especialmente a la Educación Superior, el Banco Mundial ejerce presiones sostenidas en pro de una reforma integral del sistema, proponen una cartera de créditos en la Educación Superior manejada por cánones del mercado. Hay un avance en de los proveedores privados entre las entidades universitarias y profesionales mientras que el financiamiento de lo público colapsa en su función distributiva. Se intenta organizarlo como el mercado” (Ezcurra, 1998, p. 31).

Estas ideas nos dicen qué realidad estamos transitando en un contexto donde se observa una devaluación de lo colectivo, una prevalencia del individualismo, y donde los subsidios son mala palabra. Meritocracia, competitividad, capacidades: son nociones permanentes, y si al individuo le va mal, carga con su fracaso.

La educación se resume en un término mágico: ‘calidad educativa’. Se intenta que los valores y las prácticas vinculadas con la solidaridad y con la inclusión no se transmitan a los estudiantes. “Además trata de inculcar en las generaciones jóvenes la ilusión del éxito profesional individualista por oposición al trabajo colectivo y solidario, enmarcado en un proyecto de cambio social” (Filmus, 2017, p. 18).

El tema es que los discursos y prácticas del neoliberalismo, en gran parte, son contrarios a la cultura institucional de la Escuela Mariano Acosta, una escuela muy solidaria y opuesta a lo meritocrático e individualista.

Expreso aquí mi estado de preocupación por las propuestas actuales de la educación en la CABA, y del  resto del país ya que se trata no sólo de la historia de estas instituciones, sino del presente y de las próximas generaciones.

Asistimos hoy a momentos críticos del sistema educativo, entre ellos una política educativa verticalista no democrática, y no participativa, que no respeta la Ley Nacional de Educación, 26.206/06 (Ley de Educación Nacional sancionada en el año 2006). “Los escritos muestran que al ceder el Estado al mercado la conducción del modelo de crecimiento y la orientación de los cambios en las estrategias educativas y de desarrollo científico tecnológico se absolutiza su función económica dejando de lado la importancia de estas políticas a la formación ciudadana en el espíritu crítico en la consolidación de la identidad nacional e integración social” (Filmus, 2017, p.17).

Se puede considerar que se impulsa la extinción de la Educación Pública que nació con el surgimiento del Estado Nacional.

Se percibe  un retroceso en el Sistema Educativo, aunque los discursos políticos se disfracen de avances. Hay temores fundados en el colectivo pedagógico porque vislumbramos que la igualdad no es un proyecto asegurado.

Cabe como ejemplo los intentos de incorporar la Secundaria del Futuro y aniquilar los Institutos de Formación Docente y las Escuelas Normales para la conformación de la UNICABA (todavía no sabemos las formas en que se sustituirán).

Sospechamos que los cambios no son pedagógicos ni atentos a las demandas sociales en materia educativa, sino que se trata de reformas laborales vinculadas al mercado, en servicios terciarizados y recorte de presupuesto.

Ninguna reforma en la Formación Docente se hace sin políticas educativas coherentes para acompañar trayectos de los estudiantes como futuros maestros y profesores, garantizando su formación pedagógica.

Conducir el Acosta fue posible por una conciencia pedagógica institucional en lucha, atravesados por una gran heterogeneidad de estudiantes pero también con una profunda identidad y pertenencia.

Vemos que desde el 2015 la resistencia de toda una comunidad hacia las políticas públicas de este neoconservadurismo, se hace cada vez más difícil.

El daño que las políticas públicas generan en las personas, en las escuelas, y en la Educación Superior, instalan un clima de crisis del trabajo docente, que impacta en las Instituciones, puntales del Sistema Educativo.

Cuando hablamos del sistema educativo nos remitimos a su aspecto fundacional. “Una de las prescripciones más bellas de nuestra Constitución, es la idea de Educación común” (Puiggros, 2017, p. 145). Rescatamos la figura de Sarmiento en su visión de la Educación como un instrumento de la política, entendida como política pública. “La instrucción pública ofrecía dignidad a la sociedad mediante la elevación moral, el desarrollo de la inteligencia y del conjunto de las facultades humanas. Coherente con la sociología del educación naciente en la Europa de sus últimos años, Sarmiento ató fuertemente la educación a la moral pública, considerada ésta como el conjunto de sentimientos comunes de la sociedad”. (Puiggros, 2017, p. 147).

Su firme convicción fue priorizar la formación docente, la organización escolar y su preocupación eran las fuentes de financiamiento. “La educación común debía llegar a las grandes masas, al pueblo. Estos últimos son términos usados por Sarmiento porque rechazaba la meritocracia del saber y consideraba que una sociedad moderna es la que tiene el mayor número de ciudadanos instruidos”. (Puiggros, 2017, p. 147).

Hay hechos fundamentales que han marcado nuestro rumbo político, social y educativo. El Consenso de Washington en 19893, el Acuerdo Mundial de Comercio (OMC) desde 1995, que establece en su art. iv, la “liberalización progresiva” de la educación por parte de los países miembros, incluso de la Educación Superior, que incluye a la misma dentro de los bienes transables.

Desde este momento la educación pasa a ser una mercancía. “Desde el análisis de Apple, la transferencia de poder que plantea la reforma propiciando lo que esa reforma denomina “participación”, es claramente una manera de disminuir las responsabilidades educativas del Estado y dejar la educación en manos de la fuerza del mercado. El mercado no es solamente una fuerza económica sino cultural” (Puigross, 2015, p. 210).

Recordemos que: las transferencias de las escuelas primarias se realizan con Martínez de Hoz, durante la Dictadura Cívico Militar, las últimas escuelas en ser transferidas fueron las Escuelas Normales a las provincias y a la CABA. Vemos que, con el Neoliberalismo, el Estado se saca de encima las escuelas, y comienza el deterioro del Sistema Educativo.

A partir de aquí los gobiernos neoliberales deslegitiman la educación común, la Educación Pública de Gestión Estatal y los docentes, trabajadores de la educación, que son desprestigiados permanentemente.

Escuchamos que algún público manifiesta: “los jóvenes no estudian”…. “no saben nada”… “los docentes no enseñan bien”. Obviamente apuntan a la escuela pública. Todos opinan porque todos y todas han pasado por la escuela, pero no explican los hechos educativos, sino que funcionan con el sentido común instalado prolijamente por los medios de comunicación.

El Neoliberalismo tiene una raíz cultural que no valora la igualdad y la organización colectiva. Este nuevo paradigma de la Educación viene de la mano de un nuevo esquema en el Sistema Educativo.

Cabe ver ahora otros protagonistas:

El Banco Mundial (BM) toma la posta en la reformas en los países que han aplicado metas políticas de endeudamiento, la UNESCO4  desde 1984 se corre de estas reuniones, y se trata en Oslo (Noruega) el nuevo paradigma educativo donde participan todos los países que están controlados por el Banco Mundial (BM), y por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre ellos, la Argentina.

Cito el Foro sobre desarrollo de América Latina del Banco Mundial, que ha dado un documento: “En vista de la baja calidad de los programas de educación docente, es importante que los sistemas de educación pública realicen una selección eficaz al momento de la contratación. Los principales instrumentos normativos que pueden garantizar que esto ocurra son tres: a) estándares nacionales para la enseñanza; b) evaluación de las competencias y habilidades de los profesores antes de la contratación, y c) certificación alternativa” (Profesores excelentes, 2015, p. 28).

Entonces a partir de aquí se pone el acento en:

Selección de talentos, parrillas de capacidades, y en la modificación de tareas docentes, destrucción de viejas lógicas, formación tecnocrática, contratos civiles de los docentes, flexibilización laboral. Cito nuevamente el Foro sobre desarrollo de América Latina, del Banco Mundial, que ha dado un documento: “Para mejorar la calidad de los profesores, se deben afrontar tres desafíos básicos: reclutar, desarrollar y motivar mejores profesores. De estos desafíos, es probable que el reclutamiento (elevar el nivel de los profesores al momento del reclutamiento) sea lo más complicado para los países de América Latina y el Caribe, porque requiere que se intensifique la selectividad de la enseñanza como profesión” (Profesores excelentes, 2015, p. 23).

Vamos así hacia la construcción curricular modalizada y cambian los usos de las plataformas de los modelos pedagógicos.

La publicación del BID y del BM “Profesores Excelentes” que surge de un foro para América Latina y el Caribe encierra casi todas las recomendaciones que el gobierno actual aplicaría en materia de educación.

Según la mirada del gobierno neoliberal los docentes no son tan importantes en el proceso de enseñanza aprendizaje. El sistema educativo público, que tiene su origen en la Educación Común cambia de rumbo, esa Educación Pública cuyo responsable debe ser el Estado Nacional, (recorrido por nosotros, nuestros padres, abuelos y pensábamos que también lo harían nuestros hijos y nietos, con inclusión y calidad educativa), ha quedado en el camino con estas políticas educativas.

Es evidente que los ciudadanos reciben la influencia de los grandes medios de comunicación que expresan permanentemente las propuestas foráneas que nada tienen que ver con la Educación Nacional.

Los medios de comunicación, grandes empresas monopólicas u oligopólicas no comunican los hechos, sino interpretaciones. Tampoco garantizan la libertad de expresión, sino la ‘influencia’. Demuestran la tensión entre el derecho de información y la libertad empresarial. Esto conduce al ‘blindaje mediático’ de las políticas y desaparecen las realidades educativas (salvo que haya docentes muertos).

Asistimos en algunos casos a la demolición política por parte de conductores y del periodismo televisivo. En tanto erosionan la soberanía educativa, corroen los cimientos de la escuela pública, y desacreditan a  los docentes y sus referentes. El Estado Neoliberal contribuye con la falta de financiamiento y la no convocatoria a paritarias.

Como se percibe a lo largo del relato, el neoliberalismo avanza contra los educadores. Es claro el posicionamiento de esta gestión política cualquiera sea el nombre del ministro o ministra de educación. Lo que se observa es el avance de las corporaciones y fundaciones que intentan desplazar la figura del maestro por líderes mercantilizados intentando llegar a la desescolarización.

Ahora estamos viendo el ataque al Nivel Superior.

Para el paradigma que nosotros veníamos transitando, la educación era un proceso que se hace entre dos o más personas donde las herramientas nos ayudan a pensar, a construir conocimientos, a reflexionar, a construir capacidades críticas y pensamiento propio.

En el nuevo paradigma los maestros y profesores pueden ser reemplazados por líderes que no se forman en instituciones formadoras de Docentes. Por ello arremeten desprestigiando al docente y a los sindicatos. “Los organismos internacionales comenzando por los financieros de los cuales depende fuertemente el economía latinoamericana, como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de desarrollo, así como el Club de París y lo más importante bancos privados europeos se introdujeron en el campo del EDUCACIÒN latinoamericana con préstamos acompañado de directivas formuladas de manera taxativa en relación con la reforma de los sistemas escolares y de las universidades. Eficiencia, eficacia, la equidad, accountability, manangement, arancelamiento, terciarización, la evaluación, fueron algunos de los términos que sustituyeron a la educación común, la igualdad de derechos ,la democracia educativa, la educación pública” (Puiggros, 2017, p. 234).

Esta situación es planteada desde los grandes centros de poder mundial porque al docente se lo asocia con lo público, con las organizaciones sindicales que tienen y que han tenido gran fortaleza en América Latina.

Los procesos de destrucción en la educación, son muy rápidos y los procesos de reconstrucción muy lentos. La obligatoriedad del nivel primario y secundario, paritarias y ejecución del presupuesto educativo garantizaron la fortaleza de un Sistema Educativo Público de Gestión Estatal.

Durante los años 2003- 2015 hubo una propuesta transformadora de una Educación Pública inclusiva con un aumento del presupuesto que llegó al 6% del PBI, se mejoró el salario de los docentes, se logró la obligatoriedad del escuela media. Cuando se da la inclusión es casi probable que la calidad educativa inicie un proceso que tiende primero a la baja y luego comienza a mejorar.

En lo que respecta a la gestión institucional sobre la Escuela Mariano Acosta, durante 10 años, pudimos re-armar lo destruido, reparar su identidad e imagen pública, pero algunas metas quedaron en el camino. En junio de 2017 esta rectora fue cesada en todos sus cargos.

Se observa una intensa embestida contra los sindicatos para desalentar las afiliaciones (por ejemplo, porcentaje de profesores sindicalizados), y así su capacidad de resistencia colectiva. Una de las formas de desacreditación del docente se plasma en las evaluaciones estandarizadas de las que se mencionan y explicitan sus bondades, en diferentes páginas del Foro del BM para América Latina y el Caribe. La certeza es que son exógenas y no contemplan las particularidades de cada una de las escuelas ubicadas en diferentes contextos de la República Argentina y de la Patria Grande.

 

3- A manera de conclusión

En 2016, el Presidente Argentino se entrevista en Davos con el dueño-fundador de una de las empresas transnacionales de educación que extiende sus negocios en más de 70 países y también en Argentina. Asistimos a la participación en Argentina de fundaciones y consultoras en políticas educativas, actuando en servicio de asesoría y programas de formación y capacitación docente. Esto ocurre en el marco de las políticas neoliberales provenientes de los países ricos del mundo.

Un estudiante, dentro de  la educación neoliberal, será moldeado para el mercado como consumidor y productor en un sistema económico y financiero que dejará a muchos ciudadanos fuera del Sistema Educativo. “Debemos discutir seriamente, de manera argumentada y explicando procesos que resultan complejos, especialmente en medio de la tormenta de mensajes al respecto que emiten los medios. Los principales sujetos políticos y sociales que las sustentan lo hacen con profunda convicción, tanta como quienes entendemos que toda la educación, en todo su niveles y modalidades, es un derecho de toda la población Argentina y no una mercadería” (Puiggros, 2017, p. 340).

Transcribo un párrafo que deja claramente explicitado las intenciones que son impuestas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, “Será difícil encontrar un nuevo equilibrio, y para ello se necesitará reclutar, desarrollar y motivar a una nueva generación de profesores. Los extensos cambios observados en la educación mundial constituyen un desafío adicional. Los objetivos tradicionales de los sistemas nacionales de educación limitan la calidad y el avance de la región” (Profesores Excelentes, 2008, p. 31).

Para finalizar este análisis que vengo desarrollando acerca de los cambios que se avecinan en educación y en la formación de los docentes con las propuestas neoliberales, les presento un ejemplo claro que muchos hemos visto por los medios hegemónicos y por las redes sociales: la formación de líderes.

El gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, más precisamente el Jefe de Gobierno, H. Rodríguez Larreta convoca a la señora Cris Morena, quien fuera productora de televisión, con numerosos éxitos en la pantalla chica.

Cris Morena hace un par de años desarrolla un proyecto denominado “Otro Mundo”5), con empresarios, artistas y expertos en educación. Ahora crearán dos ‘viveros’ o espacios de aprendizajes para la formación en artes escénicas, tecnología y producción audiovisual. Ubicarán dos de sus sedes en dos barrios, una, en un barrio vulnerable y otra sede en Vicente López. Objetivo: revolucionar los métodos de aprendizaje. La Señora Cris Morena dice que sus métodos de enseñanza son de avanzada (proyectos con acuerdos, grupos, equipos de altísima excelencia).

Habiendo escuchado la propuesta de la señora Cris Morena, ella describe una escuela obsoleta. Lo interesante sería saber de dónde extrae ese diagnóstico. Son una serie de creencias dogmáticas y erróneas que suelta alegremente.

Desconoce que las escuelas, los maestros y profesores forman en las aulas, en los patios, con las familias, con la comunidad, con tareas extracurriculares, con viajes educativos, con proyectos transversales, con parejas pedagógicas, porque el proceso de enseñanza aprendizaje toma las áreas y/o disciplinas y se trabajan teniendo en cuenta las edades, las familias, la heterogeneidad de estudiantes que nos presenta la escuela pública. Eso es posible con la formación pedagógico/didáctica que tienen los trabajadores de la educación.

Lo que describe el Equipo de la conductora de televisión con gran soberbia, junto con el Gobierno de la CABA y la Ministra de Educación Soledad Acuña es una visión obsoleta de la escuela. El diagnóstico no es certero. Propone la desescolarización, y no debemos olvidar que la escuela socializa y establece pautas de convivencia en el aula, con el otro, y en la sociedad. Este proyecto de la conductora y productora de televisión era increíble e impensable hace apenas dos años y medio.

Respecto a la Escuela Secundaria hay que advertir el proyecto Secundaria del Futuro, ‘marketinero’6, aplicado en algunas escuelas de la CABA. Cita en la justificación pedagogos de excelencia, pero el discurso pedagógico está vacío de planeamiento y de curriculum.

Han iniciado en las escuelas la instalación de plataformas digitales para que los estudiantes realicen un aprendizaje autónomo, donde el docente es sólo un orientador del proceso, y responde a la Secundaria del futuro. El ingreso de empresas (ONGs y otras) con sus propuestas, con aprendizajes alejados de lo solidario, lo colectivo, del análisis crítico valorativo, distanciado de las realidades nacionales y territoriales, impulsa a formar estudiantes para el mercado, y por lo tanto la Educación se transforma en una mercancía y no en un derecho.

En 5to año, último año de la escuela secundaria, los estudiantes deberán cursar el primer cuatrimestre y, en el segundo, salir a realizar pasantías, supuestamente para prepararlos para el ‘trabajo’ en empresas que quizá no existan en el futuro. Es una formación tecnocrática.

Se puede dar cuenta que este proyecto deja de profundizar en las Ciencias Sociales, en la Educación Sexual Integral (ESI), en el trabajo solidario y en Memoria y DDHH. Éste es un proyecto que se da de bruces con un escuela pública inclusiva y solidaria, donde la formación integral del estudiante como ciudadano es fundamental para el futuro.

Debido a la extensión de la problemáticas educativas, difíciles de abordar en una nota, dejo como cierre abierto el análisis de: 1.La cuestión sindical y el rol docente frente a las políticas neoliberales y 2. Los proyectos: Secundaria del Futuro y la fundación posible de la UNICABA (Universidad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

La escasa difusión y fundamentación de los proyectos mencionados entre la comunidad pedagógica y la comunidad en general hace que dicho tratamiento no se pueda realizar con profundidad.

 

Raquel Papalardo es docente, reside en Buenos Aires.

Ex Rectora de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas Mariano Acosta, Ex profesora del I.F.D Dr Joaquín V. González, Ex Profesora de Nivel Medio de la ENS Nº en Lenguas Viva, Maestra Normal Nacional, Profesora de Geografía, Especialista en ambiente y desarrollo sustentable.

 

Notas bibliográficas:

1 Profesores designados por cargo, con horas frente a curso y horas extraclases.

2 Domingo Faustino Sarmiento sabemos que fue un personaje muy controvertido en la Historia Nacional. Su  figura concita siempre un acuerdo básico: su lucha por la educación masiva. Todo el espectro político e ideológico le reconoce que la escuela pública argentina, uno de los mayores orgullos de nuestro país, es en gran parte obra suya. Para lograrlo, Sarmiento sabía que algunas cuestiones eran innegociables. Una de ellas era justamente las condiciones laborales y salariales docentes; pero, por otra parte, sostenía que los negros y pueblos originarios  eran ‘la barbarie’ y no tenían el derecho a educarse.

3 El denominado Consenso de Washington se refiere al conjunto de medidas de política económica de corte neoliberal aplicadas a partir de los años ochenta para, por un lado, hacer frente a la reducción de la tasa de beneficio en los países del Norte tras la crisis económica de los setenta, y por otro, como salida impuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) a los países del Sur ante el estallido de la crisis de la deuda externa. Todo ello por medio de la condicionalidad macroeconómica vinculada a la financiación concedida por estos organismos.

4 UNESCO significa Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Fue fundada después de la Segunda Guerra Mundial, por la ONU, con el objetivo de contribuir a la paz y la seguridad en el mundo mediante la educación, la ciencia, la cultura y las comunicaciones. La sede de la Unesco está en París, Francia, y opera en 195 países miembros y 8 asociados.

5 Revista Viva, Clarín, 2018.

6 Marketinero significa: conjunto de técnicas y estudios que tienen como objetivo mejorar la comercialización de un producto.

Bibliografía:

Ezcurra, A. M. ¿Qué es el neoliberalismo? Evolución y límites de un modelo excluyente, Buenos Aires; IDEAS (Instituto de Estudios y Acción Social), Lugar Editorial, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 1998.

Filmus, D., compilador. Educar para el mercado. Escuela, universidad y ciencia en tiempos de neoliberalismo, Buenos Aires, 2017.

Puiggrós, A., Adiós, Sarmiento. Educación pública, Iglesia y mercado, Buenos Aires; Colhihue 2017.

Puiggrós, A., Imperialismo y educación en América Latina, Buenos Aires, Colihue, 2015.

Bruns, B., y Luque, J., “Profesores excelentes” Washington, 2015,

www.bancomundial.org/es/news/feature/2014/07/28/maestros-excelentes.

Seminario Internacional Viejas y nuevas formas de mercantilización de la educación, Buenos Aires, UNSAM, CTERA, FF Yl-UBA. UNIPE, CLACSO, FONCYT, CTA, 31/10/17.

F.Terigi, 2017, Ponencia realizada en UTE (Unión de Trabajadores de la Educación).

www.buenosaires.gob.ar/educacion.

PE Escuela Mariano Acosta. 2016.